Ermita de la Virgen de Aguas Santas

            Esta ermita se localiza frente a la aldea de Navodres, dentro de una finca particular, en el término municipal de Barchín del Hoyo.

 

El edifico tuvo planta rectangular con una sola nave y pudo ser construida ya en el siglo XIV, con muros de zócalo de piedra y alzados de tapiales. En el siglo XVI se adoso a la fachada de la puerta de acceso un pórtico soportado por cuatro columnas toscamente talladas. Actualmente, de esta ermita  sólo se conservan las paredes y las dos hojas de madera de la puerta, pues durante la Guerra Civil se perdieron el retablo y la talla de la virgen, posteriormente la pila de agua bendita fue robada. El estado del edificio facilitó que fuera acondicionado como palomar, que ya en desuso y sin mantenimiento, favoreció el hundimiento de la techumbre y su actual estado de ruina.

           

La talla que preside el altar mayor de la iglesia parroquial de Barchín del Hoyo fue comprada en el mercado de antigüedades para esta ermita, pero como la restauración del edificio nunca tuvo lugar, sus propietarios la cedieron para su actual ubicación.

           

En la Casa blasonada de la familia Zapata-Perea de Barchín del Hoyo se conserva un escudo de la familia Perea procedente de esta ermita.

 

Los restos de la ermita son de propiedad particular y no pueden ser visitados.

 

Del entorno de esta ermita puede proceder una estela funeraria medieval que se conserva en las salas de reserva del Museo de Cuenca.