» Municipio » Datos históricos

Datos históricos

Con independencia de las piezas paleolíticas de cuarcita documentadas en el entorno de la localidad, el origen de Barchín del Hoyo está en las poblaciones que se asentaron en el cerro de La Cobertera, cuya población creció en la Edad del Hierro en la vecina ciudadela de Plaza de los Moros, hoy conocida como el poblado ibero de Fuente de la Mota.

El entorno se mantuvo habitado durante las épocas romana y tardoantigua, como demuestran los yacimientos arqueológicos  que conforman un asentamiento permanentes y disperso con forma de barrios localizados junto a los caminos en su salida del Hoyo.

Una vez conquistada la villa de Alarcón a los musulmanes se produce la ocupación cristiana del territorio y la construcción de la Torre medieval ya en el siglo XIII, dentro del control territorial cristiano, con las torres de  Valhermoso de la Fuente, Piqueras del Castillo, Chumillas…

En torno a esa torre debió concentrarse la población, que hasta el 15 de enero de 1477, dependió de la Villa de Alarcón que era del marquesado de Villena. En esa fecha los Reyes Católicos segregan de Alarcón a la Villa de Barchín, que “siempre será de la corona real”, según documento conservado en el Archivo General de Simancas (Cancillería, Registro del Sello de Corte. Signatura RGS, LEG, 147701, 7 RG). La independencia jurídica de Barchín no impidió que el Marqués de Villena intentara aprovecharse de los bienes comunales de la antigua tierra de Alarcón, y que las disputas fueran resueltas en sentencias arbitrales, como la pronunciada el 27 de noviembre de 1503 a favor de la villa de Barchín frente a Alarcón, y que incluyó un amojonamiento incompleto de la villa, incluida su aldea de Valverdejo.


La concesión del título de villa motivó que a fines el siglo XV comenzarán a construirse los más importantes de la villa como el actual Ayuntamiento, la picota (desaparecida), la Iglesia Parroquial y algunas casas particulares, empleando para ello piedras procedentes de la ciudadela ibera de Fuente de la Mota y de cercanas canteras, que terminarían sus obras ya en el siglo XVI.

La presencia de excelentes vetas de arcilla bajo los niveles de caolín junto a los caminos de Navodres y de Valverdejo favoreció la instalación de numerosos alfares en el propio casco urbano, alguno de los cuales permaneció activo hasta fines del siglo XX.

La importancia de la alfarería y la cría de ganados favorecieron un importante desarrollo económico de la localidad durante los reinados de Felipe III, Felipe IV y Carlos II, como demuestran la ampliación de la iglesia parroquial y la construcción de las ermitas de San Roque y de la Virgen del Espino, y viviendas particulares  en los siglos XVII y XVIII.

En 1708 Barchín del Hoyo sufrió los efectos de la Guerra de Sucesión entre el futuro Felipe V y el Archiduque de Austria, pues fue saqueada durante dicho conflicto.

A comienzos del siglo XIX, durante la Guerra de la Independencia, la villa de Barchín del Hoyo, fue ocupada por las tropas de Napoleón.

En la segunda mitad de la década de los años 70 del siglo XX la localidad tuvo un efímero despegue industrial, al explotarse el caolín, en distintos frentes mineros, que hoy conforman el paisaje circundante.

 


 

 

 

 

FERROCARRIL.pdf

 

El porvenir,periódico de instrucción primaria,1861.pdf

 

Latifundios de Castilla La Mancha.pdf

 

Juan Ruiz de Alarcón y Barchín del Hoyo.pdf